miércoles, 23 de diciembre de 2009

Matemos a Santa Clos

Se acercaba la última parte del año, y para saber que tanto iba atener que talonear era necesaria la investigación...así que le pregunté al engendrito:

-Mi amor ¿Ya sabes que vas a querer de navidad?¿Qué le vas a pedir al Niño Dios?

-Sip, Una patineta – Pero lo ha dicho con unos destototototes!

-¿Una patineta?

-Si, Una patineta.

-¿Estas seguro? No vas a pedir un juego para el PSP ó algo así?

-No, quiero una patineta

-¿Quieres una patineta ó un patín del diablo como Carlos?

-¿Qué es un patín del diablo?

-Pues como el que tiene Carlos, que tiene dos ruedas y un manubrio

-Ah, no, quiero una patineta

-De estas nuevas que vienen en dos partes y se mueven como si esquiaras ¿verdad?

-¡No, Mamá! ¡Quiero una patineta, normal! ¡Una tabla con cuatro ruedas! – Chale con esta vieja, que tan complicado puede ser “Patineta”

-Ok, una patineta, pero si la pides la vas a aprender a usar aunque te caigas.

-Si, y voy a aprender a hacer trucos...Mira ya los se hacer con los dedos – Procedió a enseñarme con un palillo y dos dedos de su manita todo lo que iba a hacer volando por los aires.

Un par de veces después de aquella plática seguí jodiendo con odiosas frases como: “¿Estas seguro de que eso le quieres pedir al Niño Dios?” Y amenazas varias sobre la línea de “Si sigues así no te van a traer tu patineta”

Pasó el tiempo y empecé la búsqueda. Primero tranquilamente, hasta que comencé a notar que no se encontraba el dichoso capricho en cualquier parte. Llegó la semana límite y ya estaba yo sumamente angustiada, nada en las tiendas de deportes, nada en la gualmar, eso si, por todos lados y de todos los precios la patineta horrorosa de dos ruedas, tuve que ir a dar a tiendas “especializadas” tratando de que morritos diez años más chicos que yo, con gorras chuecas y urgidos de un baño me explicaran un poquito como armar la chingada tabla y en que consistía el divino arte. Encima, las malditas piezas carísimas, vamos que no iba a pagar yo miles de pesos por ver como el morro se rompe la madre, si medio se mata en un par de cientos no siento tan feo.

En un terrible estado de ansiedad llegó la luz y los amiguitos de internet me mandaron al súper Mexicano, y anda vete que ahí estaban esperándome unos modelitos de patineta per-fec-tos. Buenos, bonitos, baratos, resistentes, justo lo que necesitaba, nada como comprar un artefacto potencialmente letal a buen precio.

Y la tomé entre mis brazos, y la pagué y salí triunfante del supermercado, un año más de grandes éxitos Soy la onda, la madre más eficiente con los mejores asesores de compras.

Inmediatamente agarré el teléfono y le marqué a la Sis....

-“Negra qué crees????? Ya encontré la patineta, por fin, no mames esta perfecta y salió bien bara!!!!!

-Oye pero, hoy en la mañana hablé con Vic y me dijo que al Niño Dios le había pedido Indiana Jones y Batman para el PSP.Chécalo

Me llevan las chorrocientas mil chingadas navideñas, y ¿Quién le dio autorización al chiquillo de cambiar de opinión y pedir lo que se le de la gana para Navidad?, ni que de eso se tratara. ¿De qué sirvió el acoso y la advertencia?¿En dónde quedaron los trucos con palillos? Malditas ilusiones, claro seguro piensa que como es pa'l Santa yo ni porque tengo que enterarme.

Procedí a a sostener una inquisitiva conversación con el engendro, y efectivamente, todo había cambiado. No hubo argumento que torciera su determinación.

“¿Y qué tal que Santa ya lo compró? ¿Y qué tal que no encuentra el juego que quieres?¿Y que tal... y qué tal...?”

¡Nada! Cara de desilusión sin disimulo

Ps ahí va su pendeja a conseguir Indiana Jones....la patineta se la regalaré yo...porque encima, como acá trabajamos en comunidad, pues ya teníamos casco, equipo de protección y todo lo demás, ni como cambiarla por despensa.

Santa compró a 15 meses sin intereses porque el efectivo ya se lo había gastado la bruta de la jefa.

Pero léanlo bien: ¡Es el último año! esta farsa se acabó. Sus ilusiones serán en breve asesinadas y de ahora en adelante será “Chiquillo ahí te van unos pesos, si quieres algo más caro acomplétale de tus domingos, ve, lucha con la aglomeración navideña y consigue exactamente lo que quieres, si cambias de opinión te jodites”

Feliz Navidad


martes, 29 de septiembre de 2009

Cri-Cri sigue haciendo de las suyas

Ayer lunes por la tarde estaba haciendo tarea con el morrin. Tenía que leer una página de su libro de español 10 minutos para ayudarlo a memorizarla.

Mientras yo lavaba trastes aquel desganado arrastraba libros.

“Leéme en voz alta” le dije, por aquello de no te vayas a hacer wey.

Sentado sosteniéndose la cabezota comenzó:

“Lanegritacucurumbesefueapasearalmarparaversilasblancasolassucaritapodian…”

-Vic, más despacio amor, es una canción, observa la puntuación

“La-ne-grita-cu-curumbesefueapasearalmarpara versienlasblancasolassucaritapodriablanquearlanegrita cucurumbe a la playa se acercoenvidiandoalasconchitasporsupalidocolor….”

Lo dejé que siguiera leyendo, con enfado y sin sentido y me senté en la computadora a buscar la canción.

Cuando empezó la música le dije: “Vuelve a empezar pero lee en silencio mientras escuchas”

Los ojos por supuesto giraron en su órbita en mood de chale mamá estas insoportable.

Pero cuando comenzó la primera estrofa su carita y sus ojos se iluminaron de una forma preciosa, y volteó a verme riendo a carcajadas, viviendo ese maravilloso momento en el que todo tiene sentido. Y entonces 10 minutos no fueron suficientes, repetimos muchas veces La negrita cucurumbé.

No hay edad en la que el “¡Ahora lo entiendo todo, ahora lo comprendo!” no provoque una sensación de paz.

Y así es como aún logro conmoverme profundamente de vez en vez.

"...pero válgame mujer,pues que no ves, que bonita es tu carita, negrita cucurumbé..."

Para nuestra negrita

.



miércoles, 19 de agosto de 2009

Hay una razón por la que los roedores NO HABLAN!

Ok, olviden lo que escribí, si yo fuera doña millonaria, no, no iría a esa plaza, al menos no después de las 6 de la tarde, al menos no en miércoles...ok si fuera doña millonaria definitivamente no iría al cine en Miércoles.

Todo salió de acuerdo a lo planeado, la cantidad de gente era grosera, la cantidad de niños en el último miércoles de verano, ¡pos imagínensen! Pero el engendro, feliz! Era el objetivo, así que, misión cumplida.

NO vayan a ver a los ratoncitos. Repito: NO vayan a ver la peli de los ratoncitos.(Fuerza G) Ahora agradezcan el mejor consejo que les han dado en la semana.

Y cuando tengan niños y sean bebitos y empiecen a llorar, sáquenlos de la sala.

Ya estamos más cerquita del viernes.

jueves, 18 de junio de 2009

Mi hijo NO será Judicial

Llamada a las 13.00
“Fíjate que no dejaban salir a Víctor que porque peleó con un compañerito y que la maestra quiere hablar contigo bla,bla,bla…” Todo lo que la amable profesora que recoge a mi hijo de la escuela dijo después de eso era zumbido. La mano temblorosa la cara caliente y el estómago vacío. Síntomas de un ataque de insuficiencia materna, combinado con algunas mentadas mentales. Ahí voy corriendo a la escuelita de mi adorado engendro. Imaginándome a los chiquillos moreteados con labios sangrantes y cualquier otra cantidad de tragedias. Y ya entré con la cola entre las patas lista para mi medida disciplinaria y una proporcional para el otro. Pero no, sólo querían decirme que había estado muy rebelde y que jugando había pateado a otro niño. Y eso fue todo, llévome en el coche comiéndome un lonche en los semáforos a hablar con el chiquillo. Una tiene que cumplir pues y llegué con ofrenda de paz (carnada sabor cajeta) a sentarnos al parque a “platicar sobre lo que había sucedido” con promesa de no me voy a enojar (No te reventaré los oídos a base de gritos de frustración) pero cuéntamelo todo.
“Mamá pues es q estábamos jugando a los policías y el era el ladrón y no me quería dar lo que se había robado” Osea que si mi chiquillo fuera poli, sería juda, tiene perfectamente dominadas las técnicas de la PGR para obtener información (eso si que me causo terror, ya lo veía con su camisa de seda pirata y su cadena de oro oyendo banda) Y así mientras comíamos obleas hablamos pacíficamente (¡Lo Juro!) sobre las cosas de la vida y de cómo la violencia nunca es buena y la ley de la atracción y por la espinilla que patees serás pateado y todo eso, además de que en tono dulcísimo logre intercalar unas cuantas amenazas sobre su futuro comportamiento (Ningún hijo mío será Judicial). Regresé malcomida después del susto exagerado a cumplir con mis labores.
Hasta eso el cabronsete me ha salido re-bueno. Nomás no le pregunten como le he salido yo.

lunes, 15 de junio de 2009

Frijolitos mágicos

Hace unos días le dejaron a mi hijo la tarea del frijolito que debe germinar en algodón. A mi nunca me salió, mi frijolito siempre se podría y los algodones se ponían amarillos, por más que lo intenté, la tarea fue a dar al costal de las frustraciones, así que cuando me dijo que lo tenía que hacer casi sentí pena por el trauma que a punto estaba de vivir, pero le pedí a la vecina que me regalara un frijol (no iba a comprar un kg para abortar un frijol in-vitro) y la hice con entusiasmo explicando el milagro de la vida del que seríamos testigos, milagro que estaba segura no sucedería… y anda vete que hoy el frasquito de vidrio tiene una plantita muy sana con dos hojas, raíces y algodones aún blancos, así que según mis piensos el éxito se debe a los siguientes: a)Mi vecina compra frijoles transgénicos, b) Los algodones faciales de hoy día vienen vitaminados y c)El frasco era de café y no de gerber. Tenemos una plantita de frijol fertilizada con estimulantes, yo debería de tener un mejor cutis, y en cuanto a mis vecinos, no quiero imaginarme las gaseosas consecuencias de sus frijoles superpoderosos.