miércoles, 23 de diciembre de 2009

Matemos a Santa Clos

Se acercaba la última parte del año, y para saber que tanto iba atener que talonear era necesaria la investigación...así que le pregunté al engendrito:

-Mi amor ¿Ya sabes que vas a querer de navidad?¿Qué le vas a pedir al Niño Dios?

-Sip, Una patineta – Pero lo ha dicho con unos destototototes!

-¿Una patineta?

-Si, Una patineta.

-¿Estas seguro? No vas a pedir un juego para el PSP ó algo así?

-No, quiero una patineta

-¿Quieres una patineta ó un patín del diablo como Carlos?

-¿Qué es un patín del diablo?

-Pues como el que tiene Carlos, que tiene dos ruedas y un manubrio

-Ah, no, quiero una patineta

-De estas nuevas que vienen en dos partes y se mueven como si esquiaras ¿verdad?

-¡No, Mamá! ¡Quiero una patineta, normal! ¡Una tabla con cuatro ruedas! – Chale con esta vieja, que tan complicado puede ser “Patineta”

-Ok, una patineta, pero si la pides la vas a aprender a usar aunque te caigas.

-Si, y voy a aprender a hacer trucos...Mira ya los se hacer con los dedos – Procedió a enseñarme con un palillo y dos dedos de su manita todo lo que iba a hacer volando por los aires.

Un par de veces después de aquella plática seguí jodiendo con odiosas frases como: “¿Estas seguro de que eso le quieres pedir al Niño Dios?” Y amenazas varias sobre la línea de “Si sigues así no te van a traer tu patineta”

Pasó el tiempo y empecé la búsqueda. Primero tranquilamente, hasta que comencé a notar que no se encontraba el dichoso capricho en cualquier parte. Llegó la semana límite y ya estaba yo sumamente angustiada, nada en las tiendas de deportes, nada en la gualmar, eso si, por todos lados y de todos los precios la patineta horrorosa de dos ruedas, tuve que ir a dar a tiendas “especializadas” tratando de que morritos diez años más chicos que yo, con gorras chuecas y urgidos de un baño me explicaran un poquito como armar la chingada tabla y en que consistía el divino arte. Encima, las malditas piezas carísimas, vamos que no iba a pagar yo miles de pesos por ver como el morro se rompe la madre, si medio se mata en un par de cientos no siento tan feo.

En un terrible estado de ansiedad llegó la luz y los amiguitos de internet me mandaron al súper Mexicano, y anda vete que ahí estaban esperándome unos modelitos de patineta per-fec-tos. Buenos, bonitos, baratos, resistentes, justo lo que necesitaba, nada como comprar un artefacto potencialmente letal a buen precio.

Y la tomé entre mis brazos, y la pagué y salí triunfante del supermercado, un año más de grandes éxitos Soy la onda, la madre más eficiente con los mejores asesores de compras.

Inmediatamente agarré el teléfono y le marqué a la Sis....

-“Negra qué crees????? Ya encontré la patineta, por fin, no mames esta perfecta y salió bien bara!!!!!

-Oye pero, hoy en la mañana hablé con Vic y me dijo que al Niño Dios le había pedido Indiana Jones y Batman para el PSP.Chécalo

Me llevan las chorrocientas mil chingadas navideñas, y ¿Quién le dio autorización al chiquillo de cambiar de opinión y pedir lo que se le de la gana para Navidad?, ni que de eso se tratara. ¿De qué sirvió el acoso y la advertencia?¿En dónde quedaron los trucos con palillos? Malditas ilusiones, claro seguro piensa que como es pa'l Santa yo ni porque tengo que enterarme.

Procedí a a sostener una inquisitiva conversación con el engendro, y efectivamente, todo había cambiado. No hubo argumento que torciera su determinación.

“¿Y qué tal que Santa ya lo compró? ¿Y qué tal que no encuentra el juego que quieres?¿Y que tal... y qué tal...?”

¡Nada! Cara de desilusión sin disimulo

Ps ahí va su pendeja a conseguir Indiana Jones....la patineta se la regalaré yo...porque encima, como acá trabajamos en comunidad, pues ya teníamos casco, equipo de protección y todo lo demás, ni como cambiarla por despensa.

Santa compró a 15 meses sin intereses porque el efectivo ya se lo había gastado la bruta de la jefa.

Pero léanlo bien: ¡Es el último año! esta farsa se acabó. Sus ilusiones serán en breve asesinadas y de ahora en adelante será “Chiquillo ahí te van unos pesos, si quieres algo más caro acomplétale de tus domingos, ve, lucha con la aglomeración navideña y consigue exactamente lo que quieres, si cambias de opinión te jodites”

Feliz Navidad


6 comentarios:

  1. Yo por eso no tendré hijos. Y si los tengo, no los reconoceré como míos. Y si por alguna razón tengo que reconocerlos... no auspiciaré farsas.

    Pero eres admirable de todos modos. Quiero que seas mi mamá y me amama... OK, no. Eso no.

    ¡Feliz Navidá!

    ResponderEliminar
  2. hey hey, todavia no le mates la ilusion, un año mas aunke sea... si se pueden 2... recuerda con que ilusion escribias tu cartita al niño dios... y lo raro y feo q siente uno al saber que nada de lo que creias era cierto. Recuerdalo antes de matarle la ilusion... piensa como una niña antes ;)

    ResponderEliminar
  3. eres la madre del año buscando por cielo mar y tierra el antojo del niño, pero el niño es genial da vueltas de tuerca inesperadas que cambian todo, e igual dale un año o dos mas para matarle la ilusión, no lo hagas aun u_u

    ResponderEliminar
  4. JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA, eres sumamente divertida, me cae :D

    ResponderEliminar
  5. A mi me gustan mucho tus posts donde hablas de tu relación con el engendrito y me gustaría que fueras mi mamá para aliarme con él y divertirnos a tus costillas (o de Santaclós pues). Beso, te leo.

    ResponderEliminar
  6. Jejejejeje, hasta hacia como si estuviera patinando con sus deditos, jajajajajaja!!!

    Ah que engendrito este!! Ni modo, a uno no lo obligan a tener hijos, uno los tiene porque quieres, por asares del destino o por pendejo, y no hay de otro.

    Uno tiene derecho a cometer sus propios errores y pasar el resto de la vida pagando por ellos.

    Muy buen post, saludos!

    ResponderEliminar