jueves, 9 de diciembre de 2010

Debí haber matado a Santa Clos

Mientras el chiquillo y yo paseábamos por la plaza...

-Amor, ¿y ya pensaste qué le vas a pedir al niño dios, y qué vas a querer de navidad, qué quieres que te regale yo?

-Pues mira, tú puedes regalarme la camiseta del Bayern Munich (Ahí nomás), y al niño Dios, además de las Vacaciones a la Playa (Conversación de hace dos semanas: Mamá, ¿Cómo le hago para pedirle al niño dios unas vacaciones en la playa?) le voy a pedir un Wii

Claro que yo sentí como que me daba el vahido y me faltab el aire. ¡Yo tenía un hijo modesto!

-¿ Y no te parece que eso es mucho?

-¿Te parece que es mucho?

-Pues si, del Wii deben ser al menos unos cinco mil pesos.

-Mamá, son tres mil novecientos noventa y nueve, y trae un juego.

-Ah, perdón, tres mil novecientos noventa y nueve...de todas maneras me parece que es caro

-¿Y a ti que te importa si tú no lo vas a pagar?

Ya sabía yo que debí haber roto sus ilusiones antes de que llegara esta navidad, ya lo había yo decidido desde acá (Píquele pa conocer la tragedia 2009),  pero ahí estoy de mensa haciéndoles, caso. Que inocencia ni que la chingada ¿Y mi economía?

Todavía le puedo decir ¿no?

martes, 3 de agosto de 2010

Los libros...Bleh!


Cuando estaba embarazada intenté educarme, leí y leí y leí. Compraba al menos una revista a la semana,  y tenía libros tantos; leí  “Tu hijo y tú” “Bebé y niño” y por supuesto “What to expect when you´re expecting”. El hijo nació y yo seguía leyendo, aunque empezaba a darme cuenta de que no nada más la Televisión, también los libros mienten, algunas veces  por omisión, pero mienten. En ningún lado leí que quedaría como globo desinflado y en todos los textos leí que eso de amamantar ruleaba el universo, y la realidad es que los ejércitos más crueles del mundo podrían usarlo como tortura para los prisioneros más odiados y los terroristas más temibles, y sería mas efectivo que las agujas bajo las uñas.


Dejé de leer, y empecé a seguir mi (nulo) instinto materno, y a escuchar a mi (escaso) sentido común, porque la verdad es que suceden cosas para las que una nunca esta preparada.


Una nunca espera que al hijo no le guste el aguacate cuando lo prueba por primera vez (Afortunadamente recapacitó); Nada te prepara psicológica ni físicamente para los teletubbies y el Dinosaurio morado, para las canciones de kínder y los festivales bailando banda, para las chichis al aire cuando lo cargas y te jala la blusa, para las palomitas con cátsup, para que se asome por debajo de las puertas, para que grite cuando tienes que meterlo al probador: “Mamá, se te ve la cola”, para que ronque como cuarentón con enfisema, para que le gusten los tenis con lucecitas, para que baile frente al espejo y le guste Michael Jackson, para la pregunta del Motel, para que hable solo, para que te regañe, para las películas de animales que hablan…y puedo seguir y seguir y seguir. Para esa mirada cuando en el regaño se te va la mano, para que sea él quien te cubre cuando te quedas dormida, quien te despierte por las mañanas…para eso no hay literatura gente,  casi una década leyendo y nomás no aprendo nada manos….y lo que falta!


¿Ven porque escribo?¿Ven porque bebo?


Dormiré durante su adolescencia.

lunes, 5 de julio de 2010

9 años engendriles

Traigo la elocuencia perdida, la inspiración saturada.... ¡Bah! Como si alguna vez supiera que decirte.

Tienes el superpoder de atorarme la chingonería en la que suelo montarme en la garganta, hacérmela nudo  y... No tengo cuentos para vos...Tengo agradecimientos nomás...y disculpas,pero esas para que te las doy, si mañana mismito me voy a volver a equivocar estrepitosamente.

Me declaro incompetente.

Quisiera decirte que he hecho mi mejor esfuerzo...puedo jurarte que todos los días lo vuelo a intentar.

Ha sido un viaje con tantos olores, tantas lluvias y colores, y cosquillas y risas y pasteles.

Eres tú el que me educa a mi, el que me forma, el que me cambia, eres tú el que crea.

Y yo te miro y me miro a diario, y entonces muero de miedo y espero nunca apagarte, nunca lograr que dejes de ser, contra todos...contra mi.

Feliz cumpleaños engendrito. GRACIAS.

Y Gracias a todos los que han viajado con nosotros.

Como siempre, hay quien lo canta mejor de lo que lo escribo yo.

Me he apropiado de esta canción, para regalártela todita a vos...

Si de todos mis delirios y mis cuentos,
solo el tuyo ha mejorado el argumento...

Ahora me escondo y te observo y te pudeo decir:
Yo mataré monstruos por ti,
solo tienes que avisar.

Ya hace algún tiempo salté y caí justo aquí


lunes, 24 de mayo de 2010

Lo bueno de ir a la iglesia

El engendro, como yo, disfruta harto de la fritangueada, así que de vez en cuando caminamos a la central de la culpa más cercana y procedemos a llenarnos de cuanta porquería nos cabe y un poquito más.

Los manjares siempre son acompañados de profundísimas conversaciones en el pasto o la banqueta.

"...¡Qué bonito perro!....¿Cómo se forma el viento?...¿Qué es una misa?...¿Porqué hay tanta gente?....¿Porqué puedo ver la luna y el sol al mismo tiempo?...Juan va a hacer su primera comunión..."

Una hora, muchas respuestas, dos dogos, unas papas, un elote y unos salchipulpos después el engendro decidió que no quiere hacer la primera comunión (júroles que se lo ofrecí como una excelente opción de aprendizaje) , que es una buena persona, que los animales son como sus hermanos, que rezar es bueno, que tiene un ángel de la guarda y que cree en la reencarnación, y que Dios somos todos pero que la iglesia tiene lo suyo, sobretodo afuera de ella.

"....Me gusta hablar contigo Mamá, es que tengo tantas interrogancias de la vida..."

Y el agujerito que me habia dejado el lunes, desapareció

sábado, 10 de abril de 2010

Criando una mente peculiar I

Ud. Necesita:

Un Juego de mesa
Bebidas no alcohólicas para el menor y un disfraz para la suya.
Botanas diversas.
Música

En el programa de ésta Noche de sábado:

Nuestro primer partido de Scrabble, palomitas con Valentina y Catsup (Eeeew ya sé, traten de razonar con él) y Linkin Park.

Y así Sras y sres se pasan las noches de sábado. Uds que no saben nada de la vida y se largan a alcoholizarse, entre otras aburridísimas cosas. Ilusos

Diviértanse

Estrenando

Puritito engendro.

Así sea

domingo, 21 de febrero de 2010

Quiero a mi bebé de regreso

Es sorprendente la manera en que últimamente extraño cuando mi hijo era bebé.

Los ruiditos, las texturas, los olores.

Recuerdo como si hubiera sido ayer la angustia de la primera noche, el llanto inexplicable, las primeras dos semanas extenuantes. El pánico.

Extraño hasta el nudo en la garganta que se quedara dormido hecho bolita en mi pecho, con su manita recargada en mi hombro, o aferrada a un mechón de cabello. Su olor a lavanda recién bañado. Extraño el olor de sus cobijitas entre talco y leche.

Su cuerpecito en mameluco azul gateando por el piso, su risa sin dientes, el trabajo con el que lograba el equilibrio de su cabezota. Sus manitas torpes en mi cara cuando se emocionaba.

Sus ojos, grandotes, curiosos, que apenas daban crédito a lo que podían ver, que encontraban fascinantes los listones de colores que usaba para bordar.

Extraño mecerlo con el pie, lanzarlo al aire para que riera, y que se carcajeara como hicimos todos con las burbujas de jabón. El “cucu-tastas” las caminatas eternas, arrullarle y cantar hasta que durmiera y entonces simplemente sentarme a observar.

Puedo sentir perfecto en mis dedos lo suavecito de su piel.

Se fue la leche, los pañales, el baby Mozart, los juguetes didácticos, los días dedicados a la preparación de “papillas gourmet” . Se fue el llanto a media noche que muchas de las veces no escuché. Se fue la andadera, pasó de moda Bob el Constructor. Se fue el poder llevarlo conmigo, a donde fuera, en un solo brazo. El pánico se quedó.

Y me sigue acompañando a diario el terrible e insistente “Pudiste hacerlo mejor, puedes hacerlo mejor ¿En dónde están tus fuerzas?”

Suelo decir a manera de broma que hace 10 años me enteré que estaba embarazada y aún no me recuperó de la impresión. La broma esta llenita de verdad.

Extraño a mi bebé que fue un bebé bueno, y se convirtió en un buen niño, pero junto con el creció el reto. Extraño que fuera tan mío y tan pequeño.

sábado, 13 de febrero de 2010

Santísimo whatever, dame paciencia!!!!

Entre mis muchísimas cualidades sucede que no se encuentra la paciencia. Sucede que tener hijos la demanda, sucede que si no la tienes cala, y sucede que el engendro crece y la empresa se pone complicada. Satán que es sabio, al menos lo hizo brillante, pero eso no significa que no necesite aprender antes de hacer las cosas maravillosamente, y sucede que yo soy la que le tiene que enseñar. ¡Pobre morro!

Yo no sé lo que me depara la vida, y ni puta idea tengo lo que busco en ella. Pero he decidido que si en una distracción esta enorme cabeza decidiera emparejarse y compartir techo con algún afortunado valiente es un requisito indispensable que sea inteligente y paciente (aaaww! Verso sin esfuerzo ¡Qué talento!) MUY paciente y que tenga una gran habilidad para ayudarle a estudiar a un niño, que encima de todo sea ajeno, y al que le quedan pocos años para entrar a la adolescencia, porque yo temo convertirme en madre homicida, o peor aún convertirlo a él en hijo homicida. Esto esta muy mal, necesita intervención urgente que me vuelva a educar, o entrenar o algún ayudante, creo que no demandaría mucho más de él, eso y fuerza para ayudarme a subir el súper....y que coja como Dios Griego y quiera hacerlo todos los días, y que también a mi me tenga mucha paciencia, y que no le guste la banda, y...oqueeei, oqueeei, con la tarea y buenos palos 3 veces a la semana me doy, aunque no sería mucho pedir que tuviera un buen trabajo, y que fuera educado y que huela rico y que.....aaaaayyy, bueno!

¿Y si mejor consigo una tutora? (ó un tutor *_*)

jueves, 4 de febrero de 2010

Salió el sol, se secó la lluvia

El tímido, el que llena el prototipo com-ple-ti-to, siempre silencio, pasados los 40, peinado lacio-ochentero-flecoenlafrentedelado, pantalón alto, talla grande, mirada baja, siempre sonriendo sin mirar.

Nos vemos todos los días, nunca habla, nos cruzamos en la calle y yo dije con una educadísima sonrisa: Buenos Días!

Él levanto la mirada, me sonrío y me dijo: -Hay que cantar Witzi, witzi araña-miró hacia arriba –¡Ya salió el sol! – Me volvió a mirar, volvió a sonreír y siguió caminando.

Reí durante todo el camino, ¡Qué tontería! Pero me enterneció hasta el tuétano, es como un niño, ¿Qué quieren?, no me juzguen, son pendejadas, pero me recuerdan al mío.

Después del hijo no hay remedio, por más que trates de evitarlo, todas, TODAS las asociaciones mentales se modifican. Y aprendes a encontrar simplezas que te sacan de la inercia.

Cuando estaba embarazada mi papá me dijo: “Lo hermoso de los niños es que siempre hacen que te detengas a tener un momento de cariño” ¡Quién diría! En algo tuvo razón.
.
Ya salió el sol pues, disfrútenlo

domingo, 17 de enero de 2010

Ya no me gusta el helado

Se tiene de todo tipo de pláticas… en las que vacías tu alma, ó esas en las que das término a lo que no sobrevivirá más. Las discusiones, las malas noticias, las buenas ... Las pláticas porque si, por el placer, por el gusto, las no necesarias que se volvieron importantes, las que debían ser importantes y se murieron antes de empezar. Las sinceras, las obligatorias. Las que te dan gusto, las que quisieras evitar, las de café, las de vinito, las que terminan en borrachera, las de sobremesa, las que te encueran y las que te empoderan.

Ninguna se compara en dificultad y desigualdad de circunstancias a las que debo tener de vez en cuando acompañadas de nieve de chocochip, en las que trato de cuidar mis palabras, aquellas en las que tengo que parecer segura de lo que es vivir, de lo que te conviene. Las de persona madura, en las que finjo, maquillada de heladas golosinas, que se lo que estoy haciendo. Aquellas en las que tengo que mentirte, y prometerte un poco, y ver como te alejas de mi.

Nuestros momentos, son cada vez mas tuyos y míos, así, por separado.

Extraño esos días en los que un arrullo lo solucionaba todo.