domingo, 2 de octubre de 2011

Educación sexual y otros tormentos psicológicos.

Fuimos a desayunar fulano, el engendro y yo, leíamos el periódico y hablábamos de deportes. Mientras nos burlábamos del morro por traicionar al que era su equipo de futbol , novio toma la servilleta y hace un larguísimo preámbulo de estornudo.

-Saaaluuud! – me adelanté.

-Aaachúuu!

Vic  se me queda mirando con ojos grandotes.

-¿Cómo supiste que iba a estornudar?!

-Estamos conectados, le adivino el pensamiento-llevé mi mano de la frente de fulano a la mía-sé lo que está pensando antes de que me lo diga.

-Jaaajajajaajaja claro que no! ¿Eres bruja? A ver, ¿qué número estoy pensando?

-45

-Ja! No, 12 ¿ves? No es cierto

Fulano dice muy serio, sin desviar la mirada del periódico: -No, eso solo pasa cuando duermes con alguien. Ustedes no duermen juntos, no puede adivinarlo aunque sea tu mamá.

-¿De verdad?

-Sip-dije-cuando duermes con una mujer puede adivinar tus pensamientos, así que te recomiendo que cuando vayas a dormir con alguien sea alguien a quien le tengas mucha confianza , porque después de dormir contigo no vas a poder tener secretos.

Su cara de sorpresa/ miedo fue tal que creo que eso será más efectivo para la salud de su futura vida de cama que decirle “Si coges sin condón se te va a caer”

Coge, ponte condón y no duermas con ellas, te quiero...ok, eso no sé lo dije, pero lo va a entender.

Qué divertido se está poniendo el chamaco, me cae.